Belleza y fotogenia: ¿Son lo mismo?

Fotógrafos aficionados o profesionales; estoy seguro de que les preguntaron alguna vez si alguien puede salir bien en una foto sin ser bonito. Pasa también que tenemos en frente una chica que nos parece simpática, pero no conseguimos un retrato que le haga justicia; o vemos en la calle a alguien no muy agraciado, por ponerlo así, pero intuimos que saldría bien en fotos.
Esto se debe a que belleza y fotogenia son cosas distintas. La primera acepción de belleza en el diccionario de la RAE dice lo siguiente: “Propiedad de las cosas que hace amarlas, infundiendo en nosotros deleite espiritual.” Por otro lado, lo fotogénico se define apenas como “lo que resulta bien en fotografía.” Las implicaciones de la primera definición son muchas, pero quedémonos con esto: La belleza es una cualidad, algo propio del sujeto; mientras la fotogenia es un producto, que se consigue entre el modelo y el fotógrafo, como diría uno de mis profesores.
Los rasgos que hacen que un rostro sea bello a simple vista, pueden ser los que más reten al fotógrafo. Además, cada uno reacciona diferente cuando se le planta una cámara fotográfica en frente: Hay gente “bonita” muy tímida, y personas que compensan su falta de belleza física con personalidad. Claro, siempre ayuda tener a una persona convencionalmente atractiva -¡como Katy Perry!- para comenzar, pero creo que se trata sobre todo de la actitud de ambas partes, porque al fotógrafo le corresponde sacar lo mejor del modelo, y estar dispuesto a probar esquemas de luz, ángulos y lentes hasta conseguirlo.
Personalmente, estoy convencido de que cualquier persona puede salir bien librada en una fotografía. ¿Ustedes qué piensan? ¿Están listos para hacerle una sesión a ese amigo al que “casualmente” siempre le toca tomar las fotos del grupo?

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.